Menú

martes, 6 de septiembre de 2016

EL REY RATA-China Miéville



Título: El Rey Rata
Título original: King Rat
Autor: China Miéville
Editorial: LA FACTORIA DE IDEAS
Nº de páginas: 320






Algo se está gestando en la oscuridad de Londres, marcando los márgenes de su territorio con polvo de ladrillo y sangre. Alguien ha asesinado al padre de Saúl y le han cargado a él el muerto. Sin embargo, una sombra del deshecho urbano se presenta en su celda y le conduce a la libertad. Un desperdicio llamado Rey Rata. 

En el ambiente nocturno que bulle tras la fachada londinense, en las alcantarillas, las barriadas y los espacios de podredumbre, Saúl conocerá su verdadera naturaleza. 
Como una maldición, la ciudad se ve azotada por grotescos asesinatos. A golpe de Drum n´ Bass y Jungle, Saúl se enfrenta a su extraña herencia







El Rey Rata es uno de esos libros a los que he llegado a través de su autor. Escritor de fantasía y ciencia ficción (y en ocasiones una mezcla inclasificable de ambos llamada New Weird), China Miéville tiene muchos seguidores entre los aficionados a estos géneros. 
A pesar de la fama de la trilogía de Bas-Lag, decidí empezar a leer su obra por el primer libro publicado; decisión de la que, en cierto modo, me arrepiento.

El Rey Rata nos cuenta la historia de Saul, el cual nunca ha tenido buena relación con su padre pero que de la noche a la mañana se ve acusado de su muerte. Estando detenido, escapa gracias a la ayuda del Rey Rata, un extraño y desagradable personaje que le mostrará la faceta más sucia y oscura de Londres.

Han sido numerosos los problemas que he tenido con este libro. Porque aunque podemos ver reflejado en la novela el talento de un autor novato, también se refleja claramente su inexperiencia. 

La idea de la que parte es original, tiene ese aire oscuro y misterioso de Neil Gaiman y las descripciones son gráficas y desagradables; así pues, ¿qué hace que esta novela tan comparada con Neverwhere resulte, a mi parecer, incomparable con la obra de Gaiman? En primer lugar, la trama. Comienza muy fuerte y avanza de forma trepidante hacia ninguna parte; páginas y páginas de relleno agotador con descripciones exhaustivas de carreteras, puentes y callejuelas londinenses que resultan imposibles de seguir (especialmente si no conoces Londres) y que no aportan nada a la trama más que mostrarnos que el protagonista parece estar desarrollando poderes extraordinarios. Y que decir de las interminables escenas dedicadas a los amigos del protagonista, con descripciones inacabables del proceso de creación del jungle (por favor, ¿a quién no le gustan las descripciones detalladas de la superposición de capas de sonido que se extienden varias páginas?), género musical del que jamás había oído nada pero que ahora me inspira una profunda irritación. No me disgustan los libros descriptivos (soy una gran aficionada a la obra de Tolkien, maestro en la descripción más que exhaustiva de paisajes) pero este fue más de lo que mis nervios pueden soportar.
Dejando de lado el relleno, la trama es excesivamente sencilla, con escasos giros argumentales y pocas sorpresas y un ritmo muy muy lento.

Pasando a los personajes, tampoco son de lo mejor de la novela. Son originales, desde luego, pero muy planos. No se observa en ellos evolución y no hay ninguno que destaque especialmente. Además, las descripciones parecen limitarse a los escenarios y a la música, y algunos personajes son inverosímiles. Por mucho que se trate de fantasía urbana, hay ciertos detalles que tienen que ser explicados para ser creíbles; no puedes presentarme al señor de las arañas como un hombre corpulento y después sugerirme que está colgado de una tela de araña que ha salido de un lugar desconocido o sugerirme que el señor de los pájaros es un hombre flaco que puede volar. Las características humanas y animales se mezclan en los personajes sin que el autor explique QUÉ son realmente esos personajes. 
Este libro tiene, sin lugar a dudas, un claro caso de villano que es malo porque sí; no tiene ninguna motivación ni ambición más que destruir a sus enemigos aunque de ello no va a obtener nada.

A pesar de todos los aspectos negativos, puedo entender porque China Miéville ha llegado a ser el escritor que es. Originalidad, un estilo narrativo peculiar con abundancia de palabras malsonantes, descripciones crudas y explícitas...ya en su primer libro se observa potencial, aunque bastante mal aprovechado. No me llevo buen recuerdo de este libro, pero no he perdido las ganas de ver todo lo que puede ofrecer Miéville.